Tu Salud

Dolor muscular: principales causas y cómo tratar

El dolor muscular es una situación frecuente que puede tener varias causas, pudiendo estar asociado a actividades laborales y/o deportivas, lo que puede derivar en contracturas musculares, por ejemplo. Este síntoma puede aparecer durante la práctica de actividad física o inmediatamente después, y puede aparecer hasta 48 horas después del ejercicio. Además, los dolores musculares también pueden estar asociados a enfermedades, como la fibromialgia, por ejemplo.

Para aliviar y tratar el dolor muscular, se recomienda que la persona permanezca en reposo y realice estiramientos y masajes en el sitio del dolor. Sin embargo, cuando el dolor muscular es frecuente o aumenta de intensidad con el tiempo, el médico puede indicar el uso de medicamentos relajantes musculares.

La mejor manera de evitar el dolor muscular es la prevención y para ello se recomienda que las personas realicen actividad física de manera regular, así como estiramientos, además de mantener un estilo de vida saludable, evitando fumar, consumir bebidas alcohólicas y reducir el consumo de azúcar, por ejemplo. .

1. Actividad física

La actividad física es la principal causa del dolor muscular, estando relacionada principalmente con la intensidad y el tipo de ejercicio, así como con el tiempo que se realiza y el nivel de entrenamiento de la persona. Por eso, es importante que la persona sea guiada por un profesional de la educación física para que el tipo de ejercicio sea orientado de acuerdo a las características de cada persona.

Además, dependiendo del tipo de ejercicio realizado, puede ser necesario el uso de equipos de protección, como casco, bandas, cinturones y protección articular, ya que así es posible prevenir el desarrollo de complicaciones, como hernias y fracturas, por ejemplo.

2. Estrés o ansiedad

Los dolores musculares provocados por el exceso de estrés y la ansiedad a menudo provocan tensión en los músculos de los hombros, el cuello y la espalda, provocando rigidez o espasmos musculares que pueden dificultar o imposibilitar la realización de las actividades diarias.

Otros síntomas que pueden presentarse, además del dolor muscular, son dolor de cabeza, debilidad muscular y sensación de hormigueo en las extremidades.

READ  Fiebre del Nilo: qué es, síntomas y tratamiento

Así, si se experimentan largos periodos de estrés y ansiedad, se recomienda consultar al psicólogo y al médico de cabecera para que indiquen técnicas de relajación y, si es necesario, el uso de medicación para reducir los síntomas.

3. Fibromialgia

La fibromialgia es un trastorno de dolor crónico muy común que se caracteriza por la aparición de dolor en varias partes del cuerpo, que puede durar meses y puede incapacitar a la persona para realizar sus actividades diarias. Los principales sitios de dolor de la fibromialgia son la espalda baja, el cuello, las caderas y las rodillas. Aprenda a reconocer los síntomas de la fibromialgia.

En la fibromialgia, también es común que la persona sienta dolor al tacto, porque hay una mayor sensibilidad. Por ello, el médico puede recomendar el uso de analgésicos o relajantes musculares, así como ejercicios para aliviar el dolor.

4. Osteomalacia

La osteomalacia es una enfermedad caracterizada por una mayor fragilidad de los huesos, con mayor riesgo de fractura, debido a una deficiencia de vitamina D, que puede causar deformidad en los huesos y problemas musculares, que también pueden causar dolor en varias partes del cuerpo.

Por lo tanto, es común que el tratamiento de la osteomalacia implique suplementos de calcio, fósforo y vitamina D.

5. Problemas circulatorios

Algunos problemas circulatorios, como las varices, provocan síntomas como aumento de la sensibilidad en el sitio, hinchazón en la pierna y sensación de pesadez, además de dolor, que puede percibirse como dolor muscular al caminar o permanecer en reposo.

Las varices pueden ser causadas por situaciones como la obesidad, problemas de circulación o embarazo, y el médico puede indicar el uso de medicamentos para mejorar la circulación y/o el uso de medias de compresión, por ejemplo.

6. Inflamación del nervio ciático

La compresión o inflamación del nervio ciático provoca síntomas como escozor, ardor intenso en la espalda, glúteos o piernas, provocando dificultad para mantener la columna recta y dolor al caminar.

Por ello, el médico puede recomendar algunos analgésicos y antiinflamatorios, así como ejercicios que ayuden a desinflamar este nervio. Consulte más detalles sobre la inflamación del nervio ciático.

READ  Entender qué es la claustrofobia

7. Hipotiroidismo

El hipotiroidismo puede tener síntomas de cansancio excesivo y dolor en las articulaciones y los músculos, especialmente en los hombros y las caderas, lo que puede dificultar la realización de las actividades del día a día, como trabajar o practicar actividad física.

8. Hemodiálisis

La hemodiálisis es un tipo de tratamiento que filtra la sangre cuando los riñones no funcionan correctamente. Algunos de los síntomas que pueden presentarse como resultado de este procedimiento son dolor de cabeza y calambres que pueden causar dolor en todo el cuerpo debido a la rápida extracción de líquido durante el procedimiento.

9. Infección por bacterias, virus y parásitos

Infecciones bacterianas, virales y parasitarias causadas por estafilococo aureuscitomegalovirus o Toxoplasma gondiipuede dar lugar a la formación de un absceso en el músculo, lo que provoca el debilitamiento del sistema musculoesquelético y alteraciones electrolíticas, lo que provoca dolor en diversas partes del cuerpo.

10. Medicamentos

El uso de algunos medicamentos, drogas o sustancias como el alcohol, la cocaína, la colchicina, los antipalúdicos, el labetalol, el salbutamol, la ciclosporina y la zidovudina, por ejemplo, pueden causar dolores musculares cuando se usan de forma crónica o por interacción con otros medicamentos. Por lo tanto, es importante contactar al médico si se nota dolor muscular después de iniciar el uso de cualquier medicamento, para que el médico pueda orientar la suspensión, intercambio o cambio de la dosis del medicamento.

¿Cómo se hace el tratamiento?

El tratamiento del dolor muscular se debe hacer de acuerdo al grado del dolor y la posible causa, y se recomienda acudir al ortopedista si el dolor es frecuente y aumenta de intensidad a lo largo del día, para que se haga el diagnóstico y, así, se puede iniciar el tratamiento tratamiento.

1. Medicamentos

El tratamiento con medicación suele estar indicado por el ortopedista cuando el dolor es intenso y frecuente, pudiendo estar indicado el uso de relajantes musculares, como Miosan, analgésicos, como Paracetamol y Dipirona, o antiinflamatorios, como Ibuprofeno. Nimesulida y Naproxeno.

READ  Trastorno disociativo: qué es, síntomas y tratamiento

2. ungüentos

Además de los remedios que se pueden recomendar para aliviar el dolor muscular, el médico puede recomendar el uso de ungüentos, que se deben pasar sobre el área dolorida. Las pomadas más adecuadas para el dolor muscular son Calminex, Gelol y Diclofenac, también conocidas como Voltaren o Cataflan, que son pomadas antiinflamatorias.

El uso de ungüentos debe ser guiado por el médico, pero generalmente se recomienda aplicar el ungüento de 2 a 3 veces al día con movimientos circulares en la región donde se siente el dolor. Si el dolor no desaparece aún con el uso de pomadas, se recomienda volver al médico para que se realicen más exámenes y así se identifique la causa del dolor y se inicie otro tipo de tratamiento.

3. Tratamiento natural

El tratamiento natural para el dolor muscular consiste en bañarse con agua caliente, ya que estimula la circulación, aliviar el dolor, masajear con aceites o vinagre, estirar el músculo afectado y descansar.

Es importante mover el músculo para evitar la cicatrización del músculo y la rigidez progresiva. La inmovilización solo debe realizarse cuando lo indique el médico y generalmente solo se realiza cuando la extensión de la lesión responsable del dolor muscular es grande. Conoce otros tratamientos caseros para el dolor muscular.

Alternar compresas frías y calientes en el lugar del dolor también es una opción para aliviar el dolor muscular, ya que mientras el hielo puede reducir el dolor y la hinchazón local, la compresa caliente puede relajar el músculo. Sepa cuándo usar la compresa fría o caliente.

Además, el alivio del dolor muscular se puede lograr mediante el automasaje con un rodillo de espuma rígida, que se puede encontrar en tiendas de artículos deportivos, tiendas de rehabilitación o en Internet. Para realizar el automasaje, simplemente coloque el rodillo en la zona dolorida y deslícelo con su propio peso corporal. Los efectos promovidos por el rodillo se notan rápidamente y son acumulativos.

Deja un comentario

Praziquantel (Cestox) – Tu Salud

El praziquantel es un fármaco antiparasitario ampliamente utilizado para tratar lombrices, especialmente teniasis e himenolepiasis. El praziquantel se puede comprar en farmacias convencionales con el

Fentizol: Indicaciones y Modo de empleo

Fentizol es un medicamento cuyo principio activo es el Fenticonazol, una sustancia antifúngica que combate el crecimiento excesivo de hongos. De esta forma, este medicamento

Salud del bebé – Tu salud

Aquí encontrarás información sobre cómo bajarle la fiebre a un bebé, qué significa una caca diferente y cómo se manifiestan enfermedades como la varicela, el