Tu Salud

Infarto fulminante: qué es, síntomas, causas y qué hacer

Un ataque cardíaco fulminante es aquel que aparece de repente y, a menudo, puede causar la muerte de la víctima antes de que pueda ser vista por el médico. Casi la mitad de los casos fallecen antes de llegar al hospital, debido a la rapidez con la que ocurre y la falta de atención efectiva.

Este tipo de infarto ocurre cuando hay una interrupción abrupta del flujo de sangre al corazón, y generalmente es causado por cambios genéticos, que provocan cambios en los vasos sanguíneos o una arritmia grave. Este riesgo es mayor en personas jóvenes con cambios genéticos o personas con factores de riesgo de enfermedades cardíacas, como tabaquismo, obesidad, diabetes e hipertensión arterial.

Por su gravedad, el infarto fulminante puede conducir a la muerte en minutos, si no se diagnostica y trata oportunamente, provocando la situación conocida como muerte súbita. Por ello, ante la presencia de síntomas que puedan indicar un infarto, como dolor torácico, opresión o dificultad para respirar, por ejemplo, es muy importante buscar atención médica lo antes posible.

Un infarto fulminante suele ser causado por la obstrucción del flujo sanguíneo por la ruptura de una placa grasa que se encuentra adherida a la pared interna del vaso. Cuando esta placa se rompe, libera sustancias inflamatorias que bloquean el flujo de sangre que transporta oxígeno a las paredes del corazón.

El infarto fulminante se presenta especialmente en personas jóvenes, ya que aún no cuentan con la llamada circulación colateral, encargada de irrigar el corazón junto con las arterias coronarias. La falta de circulación y oxígeno hace que el músculo cardíaco sufra, causando dolor en el pecho, que luego puede provocar la muerte del músculo cardíaco.

READ  Cálamo - Tu Salud

Además, las personas que corren un mayor riesgo de sufrir un ataque al corazón son:

  • Antecedentes familiares de infarto de miocardio, que pueden indicar una predisposición genética;
  • Edad mayor de 40 años;
  • Altos niveles de estrés;
  • Enfermedades como presión arterial alta, diabetes y colesterol alto, especialmente si no se tratan adecuadamente;
  • Sobrepeso;
  • de fumar.

Aunque estas personas están más predispuestas, cualquiera puede desarrollar un infarto, por lo que ante la presencia de signos y síntomas que indiquen esta situación, es muy importante acudir a urgencias para confirmación y tratamiento lo antes posible.

Aunque puede aparecer sin previo aviso, un infarto fulminante puede causar síntomas, que pueden aparecer días antes y no solo en el momento del ataque. Algunos de los más comunes incluyen:

  • Dolor, pesadez o ardor en el pecho, que puede estar localizado o irradiarse al brazo o la mandíbula;
  • Sensación de indigestión;
  • Falta de aire;
  • Cansancio con sudor frío.

La intensidad y el tipo de síntomas que aparecen varían según la gravedad de la lesión del miocardio, que es el músculo cardíaco, pero también según las características personales de las personas, pues se sabe que las mujeres y los diabéticos tienden a tener infartos más tranquilos. Conozca cuáles son y cómo los síntomas de un infarto en las mujeres pueden ser diferentes.

Hasta tanto no sea atendido por el médico de urgencias, es posible ayudar a una persona con un infarto fulminante, se recomienda llamar a una ambulancia del SAMU llamando al número 192, o llevar a la víctima de inmediato al hospital.

Mientras espera la ambulancia, es importante calmar a la persona y dejarla en un lugar tranquilo y fresco, controlando siempre la conciencia y la presencia de pulsos y movimientos respiratorios. Si la persona ha dejado de latir o respirar, se debe iniciar un masaje cardíaco. He aquí cómo hacer un masaje cardíaco correctamente.

READ  Té de jengibre para la tos: 5 recetas para hacer en casa

El tratamiento del infarto fulminante se realiza en el hospital, siendo indicado por el médico el uso de medicamentos para mejorar la circulación sanguínea, como la Aspirina, además de procedimientos quirúrgicos para restablecer el paso de la sangre al corazón, como el cateterismo.

Si el infarto lleva a un paro cardíaco, el equipo médico iniciará un procedimiento de reanimación cardiopulmonar, con masaje cardíaco y, si es necesario, uso de un desfibrilador, en un intento por salvar la vida del paciente.

Además, tras la recuperación, es importante iniciar un tratamiento de rehabilitación de la capacidad física tras el infarto, con fisioterapia, tras el alta del cardiólogo. Consulta más detalles sobre cómo se realiza el tratamiento del infarto agudo de miocardio.

Para reducir el riesgo de sufrir un infarto se recomiendan hábitos de vida saludables, como una alimentación adecuada, dando preferencia al consumo de verduras, legumbres, cereales, frutas, legumbres y carnes magras, como la pechuga de pollo a la plancha, por ejemplo. . .

Además, se recomienda practicar algún tipo de actividad física de forma regular, como una caminata de 30 minutos al menos 3 veces por semana. Otro consejo importante es beber mucha agua y evitar el estrés, tomando tiempo para descansar. Consulte nuestros consejos para reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral para cualquier persona.

También mire el siguiente video y aprenda qué comer para prevenir un ataque al corazón:

Deja un comentario

8 enfermedades causadas por el alcohol

Cuando hay un consumo excesivo de alcohol, el cuerpo reacciona con algunas consecuencias menores inmediatas como pérdida de la coordinación para caminar, fallas en la