Tu Salud

Coloboma: qué es, tipos, síntomas y tratamiento

El coloboma, conocido popularmente como síndrome del ojo de gato, es un tipo de malformación ocular en la que se produce un cambio en la estructura del ojo, que puede afectar al párpado o al iris, de forma que el ojo puede tener un aspecto similar al de un gato, pero la capacidad de ver casi siempre se mantiene.

Aunque el coloboma es más frecuente en un ojo, también puede ser bilateral, en algunos casos afectando a ambos ojos, sin embargo el tipo de coloboma puede variar de un ojo a otro. Todavía no existe una cura para este tipo de cambios, pero el tratamiento ayuda a reducir algunos de los síntomas y mejora la calidad de vida de la persona.

tipos de colobomas

El coloboma puede ocurrir debido a una mutación genética aleatoria que puede ser hereditaria u ocurrir espontáneamente sin otros casos en la familia. Sin embargo, la mayoría de los casos de coloboma ocurren como consecuencia de cambios durante el período de embriogénesis del embarazo.

Según la estructura del ojo afectado, el coloboma se puede clasificar en varios tipos, siendo los principales:

  • coloboma del párpado: el bebé nace al que le falta un trozo del párpado superior o inferior, pero tiene una visión normal;
  • Coloboma del nervio óptico: faltan partes del nervio óptico, lo que puede terminar afectando la visión o causando ceguera;
  • coloboma retiniano: la retina está poco desarrollada o tiene pequeños defectos que afectan la visión, lo que puede crear manchas oscuras en la imagen que se ve, por ejemplo;
  • coloboma macular: hay un fallo en el desarrollo de la región central de la retina y, por tanto, la visión se ve muy afectada.
READ  Cómo se hace la fisioterapia para la fibromialgia

Aunque hay varios tipos de coloboma, el más común es el de iris, en el que el iris tiene una forma diferente a la común, siendo similar al ojo de un gato.

síntomas principales

Los síntomas del coloboma varían según su tipo, sin embargo, los signos y síntomas más comunes son:

  • Alumno con forma de ‘ojo de cerradura’;
  • Falta un pedazo del párpado;
  • Sensibilidad excesiva a la luz;
  • Dificultades para ver que no mejoran con anteojos.

Además, si se trata de un coloboma del nervio óptico, de la retina o de la mácula, también pueden producirse reducciones graves en la capacidad de ver, e incluso algunos niños pueden nacer ciegos.

Dado que estos cambios a menudo están relacionados con otros problemas, como cataratas, glaucoma o nistagmo, por ejemplo, es posible que el médico deba realizar varias pruebas en los ojos del niño para ver si hay algún otro problema que deba tratarse.

¿Cómo se hace el tratamiento?

El tratamiento para el coloboma solo es necesario cuando el cambio causa dificultad para ver o algún otro síntoma. De lo contrario, el oftalmólogo solo agenda citas cada 6 meses para evaluar el desarrollo ocular hasta por lo menos los 7 años de edad.

En los casos en que sea necesario un tratamiento, la técnica empleada varía según el síntoma, pudiendo estar indicada:

  • Uso de lentes de contacto de colores.: tienen un iris pintado que permite ocultar la pupila con una forma similar a la de un gato;
  • Usar lentes de sol o colocar filtros en las ventanas desde casa y coche: ayudan a reducir la cantidad de luz cuando hay una sensibilidad ocular excesiva;
  • cirugía cosmética: permite reconstruir el párpado perdido o restaurar definitivamente la forma de la pupila.
READ  Uncoartrosis cervical: qué es, principales síntomas y tratamiento

Cuando existe una disminución de la capacidad de ver, el oftalmólogo también puede probar diversas técnicas como anteojos, lentillas o incluso cirugía para intentar identificar si existe posibilidad de mejora en la visión.

Deja un comentario

Altargo para Infecciones de la Piel

Altargo es un medicamento para tratar infecciones de la piel causadas por bacterias y pequeños cortes y abrasiones infectadas, en adultos y niños mayores de