Tu Salud

Cómo combatir los sofocos de la menopausia

Los sofocos son uno de los síntomas más comunes de la menopausia, que surgen debido al gran cambio hormonal que está ocurriendo en el cuerpo de una mujer. Estos sofocos pueden aparecer unos meses antes de la entrada real de la menopausia y manifestarse repentinamente en varios momentos del día, variando en intensidad según cada mujer.

Aunque son bastante normales para esta etapa de la vida, los sofocos también son muy incómodos y, por tanto, acaban afectando al día a día de muchas mujeres. De esta forma, existen algunas formas de reducir este malestar y facilitar la entrada en esta nueva etapa de la vida.

Para seleccionar el mejor tratamiento para el celo de la menopausia, una mujer debe consultar a su ginecólogo y, junto con él, analizar las diversas opciones disponibles, que pueden ir desde medicamentos hasta reemplazo hormonal u opciones más naturales como suplementos, alimentos o tés, por ejemplo. .

1. Terapia de reemplazo hormonal

La terapia de reemplazo hormonal es el tratamiento más efectivo y, por lo tanto, más utilizado para ayudar a reducir las molestias de la menopausia, especialmente los sofocos. En este tipo de tratamiento, la mujer toma reposición de estrógenos, cuya producción por parte de los ovarios va disminuyendo. Aunque es una terapia con algunos riesgos, como un mayor riesgo de cáncer de mama, por ejemplo, varios estudios indican que las mujeres menores de 60 años tienen más ventajas que riesgos.

Debido a los riesgos asociados, la terapia de reemplazo hormonal está contraindicada para mujeres con antecedentes de cualquier tipo de cáncer dependiente de hormonas, como cáncer de mama, ovario o útero. Comprenda mejor cómo funciona esta terapia y cuáles son los riesgos.

READ  10 remedios caseros para las malas digestiones

2. Remedios para el calor menopáusico

Si la mujer no quiere optar por la terapia hormonal, también puede utilizar medicación para aliviar el calor de la menopausia. Sin embargo, estos medicamentos también deben ser recetados por el ginecólogo y generalmente solo se usan en los casos en que los sofocos están afectando la calidad de vida de la mujer. Esto se debe a que todos los medicamentos pueden tener algunos efectos secundarios y, por lo tanto, solo deben usarse si hay un beneficio.

Algunos de los remedios que puede prescribir el médico incluyen:

  • Paroxetina, Venlafaxina o Escitalopram: Estos son remedios antidepresivos, pero también ayudan a aliviar los sofocos comunes de la menopausia. Normalmente, se utilizan en una dosis inferior a la indicada para el tratamiento de la depresión, pero eso puede variar según cada caso;
  • gabapentina: es un remedio para la epilepsia y la migraña, pero también reduce la aparición de celo en la menopausia. Sin embargo, este remedio puede causar somnolencia excesiva y, por ello, es más utilizado en mujeres que tienen sudores nocturnos, por ejemplo;
  • clonidina: es un medicamento para la hipertensión arterial que, además de aliviar la migraña, también ayuda a reducir la frecuencia de los sofocos en algunas mujeres.

Además, para las mujeres que tienen sofocos nocturnos más intensos, con muchos sudores nocturnos, el médico también puede recomendar el uso de medicamentos que ayuden a dormir mejor, como Zolpidem, Eszopiclona o Difenhidramina, por ejemplo.

3. Opciones naturales

Además de la medicación y la terapia de reemplazo hormonal, también existen varias alternativas naturales que ayudan a reducir la frecuencia de los sofocos e incluso pueden eliminar por completo el calor de la menopausia, especialmente en los casos más leves.

READ  Carqueja: para qué sirve (y cómo hacer té)

Entre las alternativas naturales, es posible identificar algunos cambios en los hábitos de vida que pueden ayudar, así como cambios en la alimentación, y también algunos remedios caseros que se pueden utilizar en el día a día:

Cuidados generales para reducir el calor de la menopausia

Algunos cuidados conductuales que pueden ayudar a aliviar las molestias del calor menopáusico son:

  • Use ropa ligera de algodónpara evitar un aumento de la temperatura corporal;
  • Bebe unos 2 litros de agua al díapara mantener el cuerpo bien hidratado;
  • Evitar lugares cerrados y muy calurososo dar preferencia a lugares con aire acondicionado;
  • Participar en actividades relajantes.como el yoga o la meditación, ya que disminuyen la ansiedad, reduciendo las posibilidades de tener sofocos;
  • Toma una bebida refrescantecomo el agua de coco o una limonada fría, cuando se avecina una ola de calor;
  • Evite fumar o beber alcoholya que pueden estimular la aparición de calor.

Además, puede ser útil tener siempre cerca un ventilador o ventilador portátil, para refrescarse cuando empiece la ola de calor.

Dieta para evitar el calor de la menopausia

La dieta es un factor importante que también puede ayudar a reducir la aparición de los sofocos típicos de la menopausia. Las mujeres en esta etapa de la vida deben dar preferencia al consumo de frutas cítricas, como naranjas, piñas o mandarinas, así como a la ingesta de semillas de lino y derivados de la soja, como el tofu.

Además, es importante evitar las comidas muy copiosas, así como reducir el consumo de alimentos azucarados, salados o muy condimentados. Vea más sobre cómo los alimentos pueden ayudar:

READ  Sudoración excesiva en la cabeza: qué puede ser y qué hacer

Remedios caseros y complementos naturales

Algunos remedios caseros, así como los suplementos naturales a base de plantas medicinales, pueden contribuir en gran medida a restaurar el bienestar de las mujeres menopáusicas. Algunos ejemplos incluyen:

  • cohosh negroo cimicifuga: algunos estudios indican que puede aliviar los sofocos, pero siempre debe ser indicado por un profesional, ya que puede afectar al hígado;
  • picnogenol: es una sustancia extraída de los pinos marinos que puede ayudar a aliviar varios síntomas de la menopausia, incluidos los sofocos;
  • Dong quai: es una planta importante para la salud femenina, ayudando con los síntomas del síndrome premenstrual y la menopausia;
  • trébol rojo: es bastante rica en fitoestrógenos que combaten la intensidad y frecuencia de los sofocos.

Aunque pueden tener un efecto beneficioso, estos remedios no sustituyen el consejo médico y siempre deben ser discutidos con el profesional. Asimismo, como los suplementos naturales pueden tener diversos efectos en el organismo, siempre deben ser guiados por un naturópata o herbolario experimentado, sobre todo para conocer la dosis y duración del tratamiento.

Deja un comentario